Viendo desde la óptica de Dios

Cuando era niño, mi papa me llevó a subir unas pirámides en alguna zona de México. Subí los escalones corriendo y todo iba bien hasta que fué el tiempo de descender. Los escalones que había subido tan rápido, ahora parecían tan pequeños y el temor entró a mí, pues pensaba que fácilmente me caería. Para hacer la historia corta, tuve que bajar sentado escalón por escalón.

Saben, la perspectiva de abajo hacia arriba era muy diferente que la perspectiva de arriba hacia abajo aunque eran los mismos escalones.

En la vida, muchas veces vemos los problemas tan enormes y tan inconquistables dependiendo desde donde los estemos viendo. Si los vemos desde nuestra óptica, es decir con nuestras fuerzas solamente, entonces nos paralizamos y no avanzamos mas.

Los israelitas fueron a expiar la tierra y vieron a los hombres que habitaban esas tierras como gigantes y ellos se vieron como langostas. Solo Josué y Caleb vieron la tierra desde la óptica del Dios todopoderoso y ellos si entraron a la tierra prometida!

Dios nos ha dejado sus promesas en la Palabra que nos animan a no permitir que los obstáculos nos detengan y atemorizen. El está con nosotros!

En Salmos 18:29 versión La Biblia de las Americas, nos dice: Pues contigo aplastaré ejércitos,y con mi Dios escalaré murallas.

No permitas que lo que ves te robe tu valor y determinacion! Con Dios siempre podras escalar las murallas que se pongan delante de ti no importa que tan grandes se vean!  Vallamos a la conquista, pues Dios nos ha dado la tierra!! La forma que podemos ver como Dios ve es el empaparnos de Su Palabra, orar su Palabra y declararla sobre nuestras vidas cada día!!